Oso Panda Bebe

Las dos crías de oso panda que nacieron en septiembre en el Zoo de Madrid, y que se pueden contemplar desde el 7 de octubre, crecen adecuadamente gracias al cuidado de su madre y de un equipo de doce expertos que han logrado que pesen más de un kilo y hayan superado la etapa más crítica para esta especie. 

 

Los crías que nacieron el pasado 7 de septiembre en el Zoo Aquarium de Madrid han sido presentadas en sociedad y pueden ser contempladas por el público desde poco más de un metro de distancia de la incubadora en la que pasan parte del día. María Declaux, conservadora de mamíferos terrestres del Zoo Aquarium de Madrid, ha explicado que se ha decidido mostrar ya a las crías porque ha pasado el período más crítico y su supervivencia está «casi garantizada», aunque no se podrá asegurar al cien por cien hasta después del destete, aproximadamente a los cinco meses de vida. Su presentación en sociedad coincide con la tradición china de hacer una fiesta para festejar el mes de vida de los bebés, celebración que se repite a los cien días del nacimiento. Cada osezno pasa unas cinco horas con la madre y las cinco siguientes en la incubadora, que está dentro de una sala que tiene una pared de cristal, lo que permite que los usuarios del zoo contemplen cómo duermen las crías y cómo son alimentadas por los criadores con un biberón.

El equipo de expertos encargado del cuidado de los nuevos pandas eligió este sistema porque las hembras de esta especie sólo se ocupan de una cría, por lo que desde el principio dejan sólo a uno de los oseznos con la madre, que cambian por el otro cuando pasan unas horas.

Uno de los osos es macho con total seguridad y el otro está por confirmar aunque todo apunta a que también lo sea, y hoy ambos lucen ya el característico color blanco con manchas negras de los pandas, aunque su tamaño es similar al de un conejillo de indias, ya que únicamente pesan 1,048 y 1,320 gramos.

Su cola y sus uñas son de un gran tamaño en comparación con el tamaño del cuerpo