Normalmente la terapia de acupuntura veterinaria se empieza con 1 sesión por semana, durante 3 ó 4 semanas consecutivas. Después, en función de la sensibilidad y cambios en los síntomas del paciente, las sesiones se van espaciando, hasta conseguir una frecuencia de 3 ó 4 sesiones al año.

Los cambios en la sintomatología ocurren muy rápido, siendo visibles a partir de la segunda o tercera sesión.

Si tiene cualquier duda contacte con nosotros haciendo clic AQUI