Dentro de un par de meses volveremos a tener aquí a la primavera y, con ella, más horas de sol, más calor, crecimiento de las plantas y polinización; fantásticos hechos que nos regala la naturaleza, pero que tanto temen aquellos que tienen perros y/o gatos alérgicos.

Qué hacer en cada caso:
Principalmente, las alergias en nuestros animales domésticos se pueden presentar de 3 formas:
1-    Alergia por contacto: normalmente la producen las plantas cuando el animal entra en contacto con ellas. Los síntomas son una hinchazón de la cara, sobretodo de los ojos, el morro y la lengua. En estos casos, hay que acudir al veterinario inmediatamente.
2-    Atopia localizada: es lo que popularmente conocemos como “eczema”. El eczema se produce al rascarse el animal en una zona del cuerpo donde tiene picor. Normalmente es una lesión húmeda, y puede tener una secreción amarillo-verdosa.
Este tipo de lesiones, si son localizadas y no muy extensas, se pueden tratar con Halicar crema. Halicar se elabora a base de Cardiospermum halicacabum, una planta con efecto antipruriginoso para combatir el picor, y efecto antiflogístico, el cual alivia los síntomas de la inflamación tales como el dolor, el calor y el enrojecimiento. Halicar crema actúa de forma rápida y eficaz y no tiene efectos secundarios.
En caso que la lesión de la piel sea solamente una irritación causada por el rascado y/o lamido, usaremos Calenduflor pomada. Calenduflor lleva Calendula, una flor con propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, astringentes y antisépticas, la cual alivia el escozor, evita las sobreinfecciones y ayuda a regenerar la piel.
3-    Atopia generalizada: si los síntomas son generalizados (picor por todo el cuerpo, enrojecimiento de la piel, presencia de pápulas o pústulas, caída excesiva de pelo, …) habrá que acudir al veterinario, ya que es posible que el animal precise tratamiento vía oral. Como complemento al tratamiento clásico, podemos usar la sal Kalium Sulphuricum en comprimidos. El Kalium sulfuricum es sulfato de potasio, una sal que estimula la formación de las células de la piel, pelo y uñas. Además, su componente azufre, reduce el picor y la inflamación cutánea. Esta sencilla ayuda, proporcionará a nuestro animal una curación más rápida, menor dosis medicamentosa y reducirá el tiempo de tratamiento.
Medidas preventivas: porque “más vale prevenir que curar”:
Para los animales que ya sabemos que son alérgicos, podemos usar las Sales de Schussler con diferentes objetivos:
–    Disminuir el umbral de picor.
–    Mejorar la salud de la piel antes de que aparezcan los primeros síntomas.
–    Reforzar el sistema inmunológico para un mejor funcionamiento de éste, lo cual se traduce en menor cantidad e intensidad de los síntomas.
Esto lo conseguiremos asociando Kalium Sulphuricum en comprimidos (sal que ya hemos explicado con anterioridad) con Silicea en comprimidos. La Silicea es necesaria en el organismo para la fabricación de colágeno, proteína estructural muy importante de la piel.
… y recuerden!:
Proteja a su mascota con antiparasitarios externos para evitar que coja pulgas. Las pulgas provocan el 90% de las alergias en primavera-verano.
Uso y posología de las pomadas:
Para su aplicación, lavaremos primero la zona afectada con agua tibia para retirar la suciedad. A continuación se aplica la pomada. Es conveniente hacer un buen masaje para que ésta penetre bien, y luego distraer durante un rato al animal para que no se lama la zona e ingiera el producto.
La pomada la aplicaremos 2 veces al día.
Posología de las Sales de Schussler para Perros y Gatos
Gemma Hervàs. Publicado en la revista Homeopatía Viva. Nº 1. Año 2011.