La terapia con sales de Schussler, muy poco conocida todavía en nuestro país, es un método alternativo de tratamiento para un gran número de problemas de salud.
Consta de 12 sales minerales que están presentes de modo natural en el cuerpo y que diariamente incorporamos con la alimentación; sin embargo, el Dr. Schussler (descubridor de la terapia) demostró que a partir de estas sales pueden fabricarse medicamentos de efecto muy superior al de los minerales que adquirimos a través de la alimentación.

Se trata pues, de medicamentos fabricados a partir de minerales existentes en la naturaleza, lo cual les confiere una de sus mayores ventajas: carecen de efectos secundarios nocivos para el organismo.
Estas sales, tomadas en forma de medicamento, son capaces de normalizar o restaurar funciones alteradas del organismo, ya que llegan a lugares del cuerpo donde éste las necesita; es decir, las sales que existen en un tejido pueden usarse también como medicamento en el caso de una enfermedad de ese tejido.
Una vez el medicamento ha llegado al órgano o tejido que lo necesita, la sal ayuda a estimular los procesos curativos innatos que cada organismo tiene por sí mismo; de esta manera, se regenera y estabiliza el cuerpo a partir de su propia capacidad de reacción para volver al equilibrio; es decir, a la salud.
Pero con la terapia de las sales de Schussler no sólo conseguiremos eso; sino que también se refuerza la capacidad que tiene el sistema inmunológico para luchar contra las agresiones externas, dando como resultado no sólo a un individuo más sano, sino también más fuerte.
Las sales de Schussler tienes 2 presentaciones: comprimidos y pomadas.
Las pomadas son una excelente elección para afecciones articulares y enfermedades cutáneas. Los comprimidos, además de su uso vía oral, se pueden machacar y mezclar con otras sustancias para crear ungüentos y apósitos para su aplicación local.
Sus indicaciones son muchas: golpes, heridas, contusiones e inflamaciones debidas a traumatismos; muchos tipos de lesiones cutáneas, como verrugas, eczemas y caída del pelo (las sales de Schussler pueden ser un gran aliado para mejorar y acelerar la muda del pelo de nuestro perro en primavera).
También poseen gran eficacia en cachorros con trastornos del crecimiento e inmunosupresión; si nuestro perro se resfría, las podremos usar para disminuir la tos; en animales geriátricos que sufran de artrosis; como regulador del metabolismo; para fortalecer tendones, cartílagos y huesos en casos de fracturas; … y muchas otras.
Así pues, nuestro perro podrá disfrutar de una larga vida sana si cuando se pone enfermo le ayudamos con sales de Schussler.
Gemma Hervàs. Publicado en la revista Homeopatía Viva. Nº 2, Año 2009.