vacunas gatos

Se piensa que si tenemos un gato en casa y éste no sale nunca a la calle «no hay que vacunarlo» En este artículo explicaremos por qué este razonamiento no es del todo correcto.
Las vacunas que existen para los gatos
Básicamente son tres: la trivalente, la vacuna contra la leucemia felina y la vacuna contra la peritonitis infecciosa felina.

¡La primera es la más importante! Esta vacuna protege el gato contra una gastroenteritis vírica muy grave nombrada pan-leucopenia. Esta enfermedad la suelen sufrir gatos jóvenes y puede llegar a ser mortal, aunque no es muy frecuente.

También protege contra «el resfriado» de los gatos, el cual es provocado por diferentes agentes patógenos que pueden causar desde un cuadro leve hasta un cuadro crónico de diversos grados de gravedad.

Esta enfermedad es mucho común y por eso es importante hablar:

Muy a menudo el gato que tenemos en casa lo hemos encontrado en la calle. La mayoría de los gatos de la calle están infectados con un o más de estos agentes patógenos; pero eso no significa que el gato «esté enfermo». Muchas veces, éste gatos son portadores asintomáticos de los virus y bacterias que la provocan. Eso significa que el animal tiene el agente causal de la enfermedad pero no la manifiesta. Si el gato sufre una situación de estrés la cual hace descender su sistema inmunitario, entonces es cuando la enfermedad aparece. Los síntomas más frecuentes son conjuntivitis y estornudos; puede haber mucosidad nasal y a veces tos. ¿Quién no ha tenido nunca su gato con estos síntomas?

Una vez se ha manifestado la enfermedad, ésta se hace muy crónica y cuesta mucho cuidar. Habrá que hacer un tratamiento largo y adecuado en función del tipo de agente patógeno que la esté causando. Si el gato está vacunado con la trivalente, la enfermedad que manifestará será más leve y su organismo estará más preparado para una curación más rápida y eficiente.

La leucemia y la peritonitis felinas son enfermedades víricas muy graves que podemos evitar que cojan nuestros gatos si los vacunamos.

¿Por qué motivo es bueno vacunar el gato aunque no salga a la calle?

Los estudios científicos sobre estas enfermedades han demostrado que se pueden transmitir vía fómitos. ¿Qué significa eso? que las personas podemos extender todos estos agentes patógenos (especialmente los virus) con nuestras ropas y el calzado.

Por eso no tenemos que pensar que si el gato no sale de casa está protegido, ya que nosotros, en salir a la calle y relacionarnos con otras personas y animales, podemos llevar muchos virus y bacterias en casa que pueden causar enfermedades a nuestro gato.

¡Consultad a vuestro veterinario sobre la vacuna más adecuada para vuestro gato!

Gemma Hervàs. Publicado en la revista CalaixDeSastre el 31/12/2008